Envio em 24 - 48 horas e GRÁTIS para encomendas superiores a 29€!

Carrinho de Compras

O seu carrinho está vazio

Continuar a Comprar

Uno de los juguetes favoritos de los millennials, el Tamagotchi, vuelve a estar de moda

¡Atención millennials! ¡Se viene momento nostálgico! Todos aquellos que en la década de los 90 eran aún niños (sí, todos los que ahora estáis en la treintena) seguro recordaréis uno de los top entre los juguetes electrónicos. El Tamagotchi causó sensación en nuestro país hace unos casi 30 años. Ese pequeño objeto con forma de huevo que consistía en cuidar y criar a un ser electrónico que dormía, comía y hasta hacía sus necesidades tras una pantalla muy pequeña, se convirtió en el objeto de deseo de plazas, parques y patios de colegios.

 

Cuidar de una mascota virtual es la gracia de este juguete que, tres décadas después de su nacimiento, ha sabido adaptarse al cambio de los tiempos y reinventarse para seguir, en pleno 2022, tan vivo como siempre. La idea surgió de la pedagoga japonesa Aki Maita. Y la historia es la siguiente: Aki, de niña, siempre quiso una mascota; pero su familia nunca hizo su sueño realidad. Resultado: Aki decidió dedicarse de mayor a educar a la gente en la manera de cuidar e investigar la manera de involucrar a la población joven del país nipón en la responsabilidad de cuidar un animal de compañía.

Tamagochi

 

Por otro lado, Akihiro Yokoi, el otro padre de este invento, presidente de la empresa de juguetes WiZ, ya había patentado una idea similar en 1987 un tiempo en el que estaba trabajando para 'Bandai'. En él, la inspiración surgió viendo un anuncio en la televisión de una madre que regañaba a su hijo porque quería llevar a su tortuga de vacaciones con la familia. Con las tres puntas de este triángulo unidas, Aki Maita, Akihiro Yokoi y Bandai, en noviembre de 1996 llegaron a las tiendas japonesas las primeras unidades de Tamagotchi. Su nombre se forjó con la suma de las palabras tamago (huevo) y wo’chi (reloj), aunque otras teorías sobre la nomenclatura del dispositivo señalan que la parte final del nombre proviene de uocchi (cuidar).

 

Colas en las tiendas para conseguir un Tamagotchi en la década de los 90

En tan solo medio año, en Japón ya se había vendido la friolera de cinco millones de unidades. Despertó tanta emoción por lo novedoso que resultó en la época, que es probable que aquellas personas que décadas después hacían cola en las tiendas de tecnología para adquirir el primer modelo de un smartphone, hicieran también cola de niño junto a sus padres para poder hacerse con una unidad de este juguete.

Tamagochi Tamago

Y, como siempre, las críticas

Como ya hemos comentado en muchas otras entradas de este blog, ningún gran éxito está exento de críticas. Hemos recopilado algunas de las que recibió este invento.

Los padres de la época mostraron su desacuerdo con el hecho de que la mascota virtual muriera y dejara una lápida. De hecho, en 1998 saltaba la noticia de que un pequeño pueblo británico había construido un cementerio para aquellos “huevos” de plástico. Este tipo de situaciones obligó incluso a sacar versiones menos macabras porque, según algunas voces profesionales del ámbito de la psicología, creaba una sensación de pérdida y un proceso de duelo.

El ámbito escolar también se pronunció al respecto de estos juguetes y cómo estos podían influir en los niños. Se abrió un polémico debate sobre si los Tamagotchis cumplían con el propósito para los que fueron creados e incentivaban realmente la responsabilidad en los más pequeños o eran más objeto de distracción para los niños por las atenciones que reclamaba la criaturita.

Para los niños de taitantos años 

Los padres de familia de hoy pueden estar tranquilos porque pueden seguir jugando con sus Tamagotchis ya que tienen a su disposición una aplicación, My Tamagotchi Forever, que suma ya más de 5 millones de descargas desde la Play Store.

 Tamagochi play store

 

 Además, la compañía japonesa sigue comercializando el huevo electrónico con una versión actualizada que ofrece, entre otras innovaciones, cámara selfie, pantalla a color y teclas táctiles… De hecho, el año pasado (coincidiendo con el 25º aniversario del juguete) salió al mercado Tamagotchi Smart, que recupera la idea original de Akihiro de darle forma de reloj. 

português (Portugal)