Envíos en 24-48 horas y GRATIS para pedidos superiores a 29€. Plazo de devolución ampliado al 10 de enero de 2023.

Cesta de la compra

Tu cesta está vacía

Seguir navegando

Este Halloween, ahuyenta a los vampiros energéticos con estos 6 gestos cotidianos y ahorra en tu factura de gas y electricidad

Este año, Halloween llega pisando fuerte. Para que los sustos te los den solo cuando un grupo de pequeños monstruos llamen a tu puerta al son de “Truco o trato” y no cuando te llegue la factura a final de mes, hemos elaborado este manual con sencillo pasos para ahuyentar a los verdaderos vampiros energéticos.

Y es que, mediante pequeñas acciones cotidianas relacionadas con lo tecnológico, cualquier familia puede contribuir a reducir la contaminación del planeta mientras, al mismo tiempo, logra un ahorro para sus bolsillos. 

  1. ¿Cómo reducir el consumo de calefacción en invierno sin dejar de utilizarla?

A cada español le cuesta de media más 300 euros de media mantener la casa caliente durante toda la estación de invierno, cifra que, según estudios, puede incluso llegar a superar la barrera de los 500 euros en las zonas más frías de España. Con el objetivo de bajar esa cifra, es recomendable ajustar la temperatura de nuestros hogares a 20ºC durante el día y a 16ºC por la noche. En este sentido, sugerimos la incorporación de válvulas inteligentes que permiten poner cada habitación a una temperatura diferente. Este tipo de dispositivos permite gestionar la temperatura de cada rincón de la casa de manera precisa, lo que, a la larga, incidirá en un menor consumo de energía y un ahorro considerable.

De este modo, las habitaciones que menos se usan pueden estar a temperatura más baja, y dotar de mayor confortabilidad a las que más se utilizan. En el caso de las válvulas inteligentes SPC VESTA STARTER KIT, se pueden gestionar desde la aplicación SPC IoT, activándolas o desactivándolas cuando queramos, o cambiando la temperatura objetivo desde cualquier lugar desde nuestro smartphone o tablet.

  1. ¿Mantener encendida la calefacción del hogar a baja temperatura supone un ahorro?

Existe la falsa creencia de que es más barato poner la calefacción a baja temperatura durante todo el tiempo, cuando la realidad es muy distinta. Esta práctica realmente no supone, a la larga, un ahorro en la factura. En este sentido, es más recomendable que, una vez se alcance una sensación térmica agradable dentro de una habitación, se apague la calefacción durante un tiempo.

Además, si eres de los que pasas la mayor parte del tiempo en una única estancia de tu casa, plantea la opción de utilizar un calefactor inteligente como SPC CALIDUM que podrás gestionar cómodamente desde tu smartphone y controlar la temperatura a la que quieres que esa habitación permanezca sin necesidad de tener que encender la calefacción de toda la casa. Puedes elegir, incluso, activarlo a distancia según estás llegando a casa para asegurarte de que, cuando entres en tu hogar, la encontrarás a una temperatura confortable y acorde a tus necesidades.

  1. ¿Sabías que una correcta disposición de los muebles puede rebajar el consumo energético?

Puede parecer una obviedad, pero la disposición del mobiliario no solo repercute en el diseño de las habitaciones, sino que también tiene un gran impacto en lo cálida o lo fresca que se siente una habitación. Por ejemplo, a la hora de colocar un sofá u otro tipo de asiento, es mejor hacerlo junto a una pared que dé al interior, y no al exterior, ya que el calor acumulado dentro de la vivienda logrará que no dependamos tanto del uso de la calefacción.

  1. ¿Cuánto gasta el piloto rojo de la tele que se queda encendido cuando la apago desde el mando?

El “consumo fantasma” de los electrodomésticos, conocido como el modo standby, se nota también en el ahorro energético. El piloto rojo del televisor es el caso más conocido. Este efecto se produce porque algunos aparatos, al ser apagados, se quedan en reposo para accionarse de forma rápida cuando los encendemos. Este sistema supone entre un 7% y el 10%% del consumo total de cada vivienda a lo largo del año, según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, lo que, en la práctica, sería como tener en activo otro electrodoméstico de alto consumo en el hogar, como, por ejemplo, un lavavajillas.

Una forma de remediarlo es el uso de enchufes inteligentes, de manera que se pueda controlar desde cualquier lugar el consumo eléctrico o incluso apagarlos de forma automática. Así, gracias a la implementación de la tecnología IoT, podemos programar el encendido de nuestros electrodomésticos a nuestra conveniencia para adaptarnos a los mejores precios de la tarifa eléctrica que tengamos contratada, sea a través de una aplicación móvil, sea a través de los asistentes de voz que permiten algunos de modelos. De esta manera, este tipo de dispositivos inteligentes son capaces de monitorizar el consumo del aparato o electrodoméstico que se encuentra enchufado, pudiendo hacer así un uso mucho más eficiente del mismo.

  1. ¿Podemos mejorar nuestro consumo fijándonos en las etiquetas energéticas?

A la hora de escoger los electrodomésticos del hogar, la eficiencia energética es algo esencial de cara a establecer un consumo energético responsable. En 2021, la escala cambió y se mide desde la A (mayor eficiencia) a G (menor), además de regirse bajo unos criterios más estrictos. Así, un electrodoméstico muy eficiente en el año 2020 podría considerarse, bajo los estándares actuales, de clase B. Al adquirir dispositivos de gran consumo, como el frigorífico, el lavavajillas, la lavadora y la secadora, es imprescindible tener en cuenta la etiqueta energética a la hora de prever el gasto de electricidad que van a generar.

  1. ¿Por qué es recomendable adquirir bombillas LED inteligentes?

Los modelos LED ofrecen un ahorro de luz ampliamente demostrado con respecto a los tradicionales, y además garantizan una duración de más de 50000 horas, lo que equivale a tenerlas encendidas durante cinco años sin interrupción. De esta forma, evitamos tener que comprar más bombillas de las necesarias y reducimos la fabricación de modelos convencionales, disminuyendo la emisión de gases contaminantes provocada por su producción.

Si a las bombillas LED les aplicamos la tecnología IoT, podemos encontrar modelos inteligentes, gestionables desde el smartphone a través de una aplicación, que nos da la opción de encenderlas y apagarlas a distancia, o incluso controlar su brillo y color. Además, podemos saber si hemos dejado alguna luz encendida y apagarla desde donde estemos para evitar "sustos" a final de mes. Incluso existe la posibilidad de encender o apagar varias luces de forma simultánea a través de interruptores inteligentes.

Español